domingo, 30 de agosto de 2009

Recuerdos del pasado: Cap 13: Un erizo detestable

Ese erizo que apareció tan derrepente había arruinado el bellisimo momento que estaba viviendo con Knuckles, pero al parecer se conocían así que preferí no decir nada, tenia que hacer lo posible por no mostrar mis sentimientos hacia Knuckles, al menos no frente a ese erizo.

-"Ola, ¿como vas Knuckles?"

-"Ah, hola Sonic, bien, y ¿que hay de ti?"

-"Nada nuevo, di tres vueltas a la ciudad una a la Isla en...mmm...un minuto, ja"

Esa actitud me pareció de lo mas presumida y arrogante, luego me miro con curiosidad y dijo:

-"Wow, hey Knuckles, ¿quien es la chica de los ojos lindos?, ¿donde están tus modales?"

-"¿Que?, así, lo siento, Megan él es Sonic, Sonic ella es mi amiga Megan"

Al decir "amiga" mi corazón se disparo, realmente me concideraba como una amiga, eso ya era un paso adelante, pero ese erizo no dejaba de mirarme.

-"Ola Megan, soy Sonic, Sonic the Hedgehog"

-"Que tal, soy Megan, Megan Dog"-estiramos nuestras manos para saludarnos, en cuanto toque la suya sentí un escalofrío en mi espalda, me quedo claro, él no me iba a agradar, para nada.

Lo solté lo mas rápido que pude, y él seguía mirándome, como si estuviera buscando algo en mi mirada, eso me desagrado mucho. Creo que Knuckles se dio cuenta de mi incomodidad, porque cambio de inmediato el tema.

-"Yyyyy, ¿como llegaste hasta aquí Sonic?...¿Sonic?...¡¿SONIC?!"

-¿Ah...que...como...cuando...donde?"-él erizo se asusto tanto que llego a saltar, lo que nos provoco a Knuckles y a mi una gran risa, pero por alguna razón él tonto volvió a mirarme aun mas impactado, pero aun haci respondió-"esteeee...llegue en la nave de Tails desde luego"

-"En ese caso, ¿donde esta Tails?"

-"Ya viene, esta buscando un lugar para dejar la nave, yo solo salte cuando nos acercamos a la isla"

-"Eso lo explicaría todo"

-"¿Sabes?"-me dijo mientras me seguía mirando atentamente-"tus ojos y tu sonrisa son...realmente bonitos"

Yo lo mire muy extrañada, no es él primero que me había dicho algo así, pero nadie lo había hecho sin tenerme ya una cierta confianza, esa actitud tan confiansuda me pareció muy extraña y desagradable, a lo que solo pude responder:

-"Siiii, emmm...gracias...pero...podrias por favor dejar de mirarme así...me pone algo nerviosa"

-"¿Que?, a claro si, lo siento mucho"-respondió el erizo.

El erizo pareció volver a la realidad, pero, de un momento a otro apareció un enorme robot y cerca de el, un hombre que me pareció muy familiar...no podía ser...era...el mismísimo Eggman.

Continuara...

1 comentario:

  1. ¡Me encanta tu blog!
    ¡Sigue escribiendo!
    ¡Tienes mucho talento!

    ResponderEliminar